La subjetividad contemporánea vive con la experiencia de una certeza: vivir es vivir conectado. Si en la Modernidad la conciencia se construía mediante el ensimismamiento (Descartes junto a la estufa creando el Cogito), hoy estallamos hacia afuera -la metáfora es husserliana- pero dentro de las redes sociales. 

Publicar un comentario